De Esteban Echeverría a Almudena Grandes, los libros nos invitan a pensar

En clase de lengua, nuestra maestra, Camila Aliberti, nos pidió que buscaramos la actividad que hicimos a principio de año sobre ‘La Cautiva’ de Estevan Echeverría, y que con ella podamos desarrollar la actividad de hoy en día.

En mi actividad pasada sobre ‘La Cautiva, yo decidí reflexionar sobre los temas de la libertad y la tristeza. Para trabajar con la actividad de hoy en día, voy a elegir el tema de la libertad.

Primera parte: Reflexión de la actividad pasada

-Libertad

En los primeros capítulos de la historia “La Cautiva”, su autor Esteban Echeverría, juega con distintos sentimientos como la libertad. Narra sobre las numerosas peleas entre indios y criollos, entre ellas los distintivos malones que invaden las zonas civilizadas, llevándose consigo como cautivos a mujeres, niños, ancianos, y hasta a hombres. En el caso de esta historia, los indios le sacan la libertad a dos amantes que protagonizan la historia, estos son María y Brián. Al principio su libertad es negada por los indios, y son atados como prisioneros, incrementando la gloria que sienten los indios por haber conseguido la victoria. Cuando la historia continúa, podemos notar que Brián y María quieren recuperar su libertad. María con toda su fuerza logra cortar el lazo que le prive de la libertad, con un puñal que encuentra. Luego, con mucha valentía, va a soltar a Brián de su esclavitud. “-Huyamos, mi Brián, huyamos-”, gracias a esta cita podemos notar las ganas que tenían de huir y ser libres nuevamente. Ya libres de lazo que los abstenía de huir, reunieron coraje y silenciosamente se marcharon, sin que ningún indígena los note. Ahora, ya eran libres, sin nadie que los mantiene atados en contra de su voluntad, en contra de su opinión, que les quitaba su libre expresión. 

Acá les dejo un dibujo que hice en uno de los trabajos de clase, que es un símbolo sobre la libertad. En el podemos ver dos manos que estaban fuertemente atadas y lograron liberarse, como las de Brián y María. Además, al igual que en la historia estas manos están siendo liberadas gracias a un objeto, el puñal.

En mi vida cotidiana, aunque no tenga nada que ver con la historia que sucedió en esta narración, yo siento que las personas que más me privan de hacer lo que realmente deseo son mis padres. Puede ser que lo hagan con buenas intenciones, para que yo aprenda lecciones o que no salga lastimada de distintas situaciones. Lo que quiero decir es que a la hora de tomar decisiones por mi misma,mis padres siempre termina siendo parte de ellas, como una soga que está atada a mis muñecas y me priva de mi libertad, de hacer lo que deseo (al igual que la que les prohibía ser libres a Brián y María). Por el otro lado, también siento que cada vez estoy tomando mas mis propias decisiones, ya que estoy creciendo y madurando al mismo tiempo. Me doy cuenta de lo que está bien hacer y lo que no, y si tomo una mala decisión aprendo para la próxima vez no cometer el mismo error. Es como que muy de a poco, con un puñal, me voy librando de las riendas que me atan. 

Segunda parte: Reflexión de actividad actual

-Libertad

En lo que venimos leyendo del libro ‘El lector de Julio Verne’, de Almudena Grandes, pude notar que la libertad de a poco se va haciendo presente en la vida del personaje principal. El personaje principal, llamado Antonino Pérez, es un niño que vive en España durante la guerra cívil. Ya que su padre trabaja de guardia civil, Antonino te relata las, mayormente desfavorables, experiencias de su vida. Desde como lo trataba la gente de su pueblo, al darse cuenta del puesto de su padre, hasta la relación interna entre sus familiares. A lo que me refiero cuando digo que el aspecto de la libertad se va abriendo camino a medida que transcurre la historia es que, Antonino explica que de niño no se daba cuenta de siertas cosas ya que sus pensamientos eran más naif o infantiles. A medida que va creciendo, sus pensamiento empiezan a tomar libertad propia, y empieza a guiarse más por sus creencia que por lo que le cuentas sus padres, dando se cuenta de la verdadera realidad de las acciones que lo rodean. Antonino se empieza a liberar de las ideas de sus padres, y empieza a crear sus propias creencias basadas en lo que él cree que es correcto.

‘¿qué hacen, qué es esto?, no puedo dormir,
las lágrimas temblaban en su voz pequeña, apenas una hebra aterrorizada y sucia que hizo crecer la mía, no es nada, Pepica, una película’ ‘y mi voz sonaba mejor mientras mentía, sólo están poniendo una película, igual que me había mentido Dulce a mí unos años antes’. Gracias a estas citas podemos ver como Antonino actuaba igual con su hermana menor cuando tenía miedo, a como su hermana mayor actuaba con él cuando la situación no era muy buena. En aquellos momentos, Antonino se creía la mentira que le contaba su hermana, sobre que los ruidos que escuchaba eran solo una película. Pero ahora que ya es mayor y libre de sus propio pensmientos, se da cuenta de la triste realidad que esconden.

En mi vida cotidiana, yo también puedo notar un cambio en mi libertad de ideas. Desde cuando era más pequeña, y mis padres me decían mentiras para no preocuparme, hasta hoy en día cuando ya soy mayor y puedo sacar mis propias conclusiones sobre lo que ocurre, basadas en mis intuiciones y saberes. Ahora mis padres no me pueden seguir diciendo las mismas mentiras o engaños, ya que mi libertad de pensmiento no se las va a creer más, a lo contrario voy a sacar mis propias concluciones basandose en mis ideas.

Tercera parte:

La cita que elegí para reflexionar es; —Usted debe de ser muy feliz —le dije, sin pensar muy bien en el significado de las palabras que pronunciaba. —Pues no —y me pasó un brazo por el hombro, como si mi comentario la hubiera conmovido—. No soy muy feliz. ¿Por qué lo dices? —No sé, teniendo tantos libros… —moví las manos en el aire para ganar tiempo, mientras buscaba unas palabras que no logré encontrar—. Yo nunca he visto tantos juntos en mi vida.

En el contexto del relato de Almudena Grandes, Antonino le habla a una persona mayor, a la que él admira y aspira a parecerse, dando como obvio que su vida es genial y él es feliz por tener toda las cosas que tiene. En este ejemplo, Antonino piensa que este hombre debe sentirse plenamente feliz por tener la cantidad de libros que posee, cuando en realidad la felicidad no se puede comprar con objetos. Por eso, el hombre al que el idolatra, le responde que por tener libros no significa que sea feliz, que en realidad su vida es bastante miserable.

En nuestro día a día podemos ver muchos casos como este, de gente la cual posee una gran cantidad de objetos con mucho valor, pero que no es del todo feliz. Un conocido ejemplo son los famosos. Mucha gente cree que por su fama y fortuna deberían ser instantáneamente felices, cuando muchos de ellos llevan una vida miserable, sin un poco de amor ni felicidad. Por esta razón, no hay que suponer cosas de la gente que no conocemos personalmente, por que aunque no parezca sus sentiminetos pueden ser todo lo contrario a lo que nosotros pensamos de ellos.

Esta entrada ha sido publicada en 4AC2020, Actividades, Castellano, E-portfolio, Lengua, Literatura y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.